Cuándo utilizar minoxidil después del injerto capilar

En un principio, el minoxidil era utilizado especialmente en pacientes con problema de la presión arterial. Sin embargo, esto quedó en desuso y ahora este producto es empleado en muchos casos para tratar la alopecia.

El injerto capilar o el implante de cabello, es una técnica que consiste en anexar folículos pilosos de una parte poblada de la cabeza a otra desprovista de cabello. Pero, ¿cuándo utilizar minoxidil después de injerto capilar?  Sigue leyendo y lo sabrás…

¿Qué es el minoxidil?

Alrededor del año 1965, se descubrió la facultad hipotensora del minoxidil. Básicamente, lo que hace el minoxidil es relajar el músculo liso presente en los vasos sanguíneos. El resultado, es un buen flujo de sangre en la piel y el corazón, por ejemplo.

Pero, este medicamento no era la primera opción terapéutica, y era exclusivo para aquellos pacientes que no lograban buenos resultados de la presión arterial, es decir, que eran resistentes a los fármacos convencionales.

Ahora, te puedes preguntar por qué se usa el minoxidil después del injerto capilar. Esta terapia comenzó a implementarse, porque uno de los efectos no deseados del minoxidil en ese entonces era el excesivo crecimiento del cabello, sobre todo, si el tratamiento era muy largo.

Además, el cabello crecía en la zona de la cara, los brazos, las piernas y la espalda. Como dato curioso, se comercializaron ungüentos sin prescripción médica para la pérdida del cabello, y cuyo principio activo era el minoxidil.

¿Por qué se utiliza el minoxidil después del injerto capilar?

El minoxidil tópico se usa después del injerto para promover el crecimiento del cabello, gracias al efecto vasodilatador del medicamento.

La de este producto es básicamente para tratar la alopecia androgénica. Y, aquí hay que tener en cuenta aspectos como la forma de aplicación y la cantidad, tanto en hombres como en mujeres.

¿Cómo se aplica el minoxidil tópico?

Es frecuente que las personas cometan el error de aplicar el minoxidil directamente en el cabello, cuando en realidad en esa zona no va a causar el efecto que se desea: el crecimiento del pelo.

De este modo, el minoxidil se tiene que aplicar es en el cuero cabelludo. Lo que debes hacer es seccionar el cabello y dejar “libre” el cuero cabelludo.

Luego, con ayuda de tus dedos, distribuye el producto de forma uniforme (no es necesario que el masaje sea profundo).

En esta misma línea, es importante que conozcas la cantidad de producto ideal para aplicar. Por lo general, en los envases del medicamento, sugieren que la aplicación sea cada 12 horas, es decir, dos veces al día.

No obstante, la mayoría de las personas no pueden adherirse a ese intervalo, ya que el tratamiento debe durar mínimo 3 meses.

En este sentido, algunos dermatólogos recomiendan por practicidad y comodidad del paciente, que la totalidad de la dosis sea aplicada una vez al día por la noche, esto quiere decir, que tienes que usar 2 ml de minoxidil/día.

Zonas de aplicación del minoxidil

Aunque el minoxidil hay que aplicarlo en el cuero cabelludo, hay algunas zonas que se recomiendan más que otras. De esta manera, se prefiere la zona central de la cabeza.

Adicionalmente, vas a imaginar una línea, la cual vas a trazar desde el inicio de las entradas hasta la coronilla de la cabeza. Esto te sirve para delimitar toda el área donde vas a aplicar el minoxidil.

El motivo de esta aplicación específica, es porque el cabello que se encuentra en la región lateral y posterior de la cabeza, es más difícil de que esté desprovista de pelo, siendo la zona central donde el pelo se cae con mayor facilidad.

Cabe indicar que, después de la aplicación del minoxidil, debes lavar tus manos con abundante agua y procurar no tocar otra zona del cuerpo mientras tengas todavía impregnado el producto.

En relación con lo anterior, si te tocas la cara con el producto, lo más probable es que te comience a salir vello facial. ¡Y eso no es lo que deseas!

¿Cuál es la concentración del minoxidil?

Comúnmente, vas a encontrar en las farmacias concentraciones de 2 % y 5 % de minoxidil, pero si te preparan la solución personalizada, puedes solicitar concentraciones de 3 % incluso 4 % y 7 %.

A pesar de esto, existen parámetros establecidos para hombres y mujeres. En el caso de las mujeres, se prefiere la concentración de 2 % de minoxidil.

La finalidad de esa concentración en mujeres, es prevenir los efectos secundarios locales. Por otro lado, en los hombres se aconseja una concentración de 5 % de minoxidil.

Aunado a esto, es fundamental indicar que no todos los minoxidil son iguales, todo depende del conservante que contenga el producto. En ese caso, la mayoría de los preparados están mezclados con propilenglicol.

El problema con el propilenglicol, es que hay muchas personas que resultan alérgicas a este excipiente. De esta forma, hay otras alternativas de minoxidil las cuales no se mezclan con propilenglicol.

¿Se puede usar el minoxidil durante el embarazo y la lactancia?

No, no se puede usar, más bien, está contraindicado en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Y, para restablecer su uso, primero debe ser evaluado por el médico especialista de cabecera.

Efectos secundarios del minoxidil

Uno de los efectos secundarios más comunes del minoxidil tópico, es la aparición de vello facial, clínicamente denominado hirsutismo. Por suerte, es un efecto que se puede revertir: solo tienes que dejar de aplicar el fármaco o disminuir la dosis.

También, forma parte de los efectos secundarios la hipersensibilidad a los excipientes, para ello se sugiere cambiar de sustancias (sobre todo el propilenglicol) por otras que no causen reacción alérgica.

Al mismo tiempo, otras reacciones locales del minoxidil es la picazón, irritación de la zona y dermatitis. Igualmente, se pueden observar otras patologías en la piel como, por ejemplo, la psoriasis.

Por último, es bueno considerar que las personas con alguna enfermedad cardiovascular o antecedente cardiovascular, deberían limitar el uso del minoxidil o por lo menos no iniciar su uso sin una valoración médica previa.

Deja una respuesta